Creative Connection

Entrevista con Binalogue

Binalogue es un estudio de diseño multidisciplinar fundado por Marcus Stenbeck y David Carrizales, en el 2008, cuando decidieron establecerse en Madrid. Desde entonces trabajan a nivel internacional desarrollando contenidos visuales para el ámbito publicitario y el mundo del entretenimiento. Motion graphics, 3D, apps, branding, diseño gráfico y producción editorial… todo un equipo de trabajo donde las disciplinas son inabarcables. A lo largo de su carrera han sido galardonados con numerosos premios y han firmado trabajos para Coca Cola, Hp, Inditex, Vodafone, Absolut y Opel entre otros. Tuvimos la oportunidad de charlar con ellos y este fue el resultado; una animada e interesante conversación sobre Binalogue.

Creative Connection: Binalogue nace a raíz de una conversación sobre David Bowie y el software de música electrónica en Sydney en el año 2000. ¿Nos podéis contar un poco más sobre este origen?
Binalogue: Así es, coincidimos en una fiesta en el centro de Sydney en el 2000. David había llegado de Colombia a estudiar diseño gráfico y Marcus de Suecia a estudiar tecnologías de la información. En dicha fiesta en el piso en el que David vivía junto con unos chicos suecos comenzaron a llegar más personas (mayoritariamente escandinavas) de diferentes universidades. David estaba a cargo de la música y al sonar David Bowie, Marcus se sorprendió muy positivamente y comenzamos a intercambiar opiniones acerca de cuáles eran nuestros álbumes y temas favoritos del señor Bowie. Esto dio rienda suelta a una apasionada conversación acerca ya no solo de Bowie sino de música en general. Enseguida se hizo evidente que compartíamos una profunda obsesión por la música. A su vez, esto derivó en que David comentara a Marcus que estaba aprendiendo a hacer música electrónica con un software creado en Suecia lo cual generó aún más tema de conversación y enseguida quedamos en que al día siguiente nos veríamos en el piso de Marcus para que lo instaláramos en su portátil y escucháramos los temas en los que David estaba trabajando. Y a partir de ese momento se inició aquello que ha evolucionado hasta donde estamos hoy.

Decíamos que empezáis en Australia en el 2000 y en el 2008 os establecéis en Madrid ¿a qué es debido este cambio?
Entre el 2000 y el 2004 creamos innumerables proyectos con diferentes nombres, logos y configuraciones, siempre girando en torno a la creatividad y el diseño y siempre, de la mano de la música. Tanto así que alrededor del 2002 creamos un motor de visuales para hacer de VJ’s en fiestas de techno y electro. Marcus programaba, David diseñaba y animaba. De hecho, es gracias a ese motor que utilizamos el nombre Binalogue por primera vez.
En el 2004 David terminó su carrera y decidió salir de Australia. Vivió en diferentes países hasta terminar instalándose en Madrid en el 2005 para seguir estudiando y explorar las maneras de continuar con el proyecto que habían comenzado. Mientras tanto, Marcus comenzó a trabajar en una gran empresa de tecnología y comunicación. Todo el tiempo nos mantuvimos en contacto y continuamos haciendo proyectos (juntos aunque a distancia) cada vez que encontrábamos una oportunidad, mientras que al mismo tiempo cada uno continuaba siendo parte de otros equipos y proyectos en su lugar de residencia. En lugar de distanciarnos, esto sirvió para que ambos nos diéramos cuenta que queríamos seguir trabajando juntos.
Pasado algún tiempo las oportunidades comenzaron a aumentar en Madrid y fue entonces cuando en 2008 Marcus se trasladó a Madrid para que formalmente formásemos Binalogue.

¿Cómo surgió la idea de crear vuestros Binaposters? ¿Es un proyecto que seguirá a largo plazo?
Desde que comenzamos a crear individual y colectivamente y a pasar por diferentes configuraciones que eventualmente terminaron convirtiéndose en Binalogue, ha habido ciertas premisas/principios que hemos aplicado constantemente en nuestro proceso creativo. Algunas nos las han enseñado, otras nos las hemos encontrado, otras las hemos creado nosotros mismos.
Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que ya no solo eran parte de nuestro proceso creativo, sino que con frecuencia las aplicábamos a todo tipo de situaciones en nuestras vidas.
Dado el carácter casi ubicuo que adquirieron, fue un proceso natural el sentir que queríamos compartirlas. Pensamos que al hacerlo también conseguiríamos crear un proyecto libre de clientes y fechas de entrega, que estuviese activo constantemente y que nos permitiera explorar y experimentar conceptual y formalmente y al mismo tiempo involucrar a diferentes miembros de Binalogue en las diferentes piezas que se fuesen generando.
Cuando por fin nos decidimos a transformarlo en un proyecto real, solo fue necesario comenzar para darnos cuenta de lo enriquecedor y divertido que podría llegar a ser.
Con el paso del tiempo se puede decir que el proyecto adquirió vida propia convirtiéndose en un proceso que no sigue un orden correlativo, ni fechas predeterminadas ni un plan específico. Incluso, en nuestra última entrega (binaposter 08 – Color Killa) no compartimos una de las premisas antes mencionadas, sino que por el contrario respondemos a una pregunta.
Dicho esto, sí establecimos una regla: no parar de crear. Por lo tanto, todo parece indicar que seguirán viniendo más Binaposters.

Algunos de estos Binaposters son precisamente fruto de la experimentación, descartes o “Happy accidents”. ¿Creéis que los errores son fuentes de inspiración y que pueden llegar a convertirse en éxitos creativos?
Creemos firmemente que cuando los errores se asumen con humildad y en lugar de ignorarlos se les hace frente, se convierten en lecciones que pueden llegar a ser de gran trascendencia.
En términos creativos, para nosotros sería imposible negar cómo los principales errores que hemos cometido representan hitos en nuestra carrera. Y no necesariamente hitos negativos, sino momentos y experiencias que como dices, nos han inspirado e incluso alguno ha llegado a ser determinantes en nuestra evolución. Para nosotros, errar es descubrir.
En cuanto a los “happy accidents”, es difícil argumentar que no constituyen una de las características que hacen tan apasionante a nuestro oficio. De hecho, el nombre Binalogue podría considerarse como un “happy accident” ya que fue algo que pensamos para un cliente (un estudio de produccion musical) y cuando lo rechazó, nos gustó tanto que nos lo quedamos. Binary + analogue = Binalogue. ¿Lo pillas?

¿De qué proyectos estáis más orgullosos o cuáles recordáis con un cariño especial?
Un proyecto que siempre recordaremos con más cariño será el primer “proyecto profesional” que hicimos (lo escribimos entre comillas muy conscientemente) a finales del 2000.
Alguien nos dijo que una tienda de música del centro de Sydney estaba en proceso de hacer un rebrand. Una oportunidad ante la cual reaccionamos de inmediato. Nos fuimos a casa de David y en su iMac (morado de primera generación con 64MB de RAM) invertimos días y días aplicando todos los filtros de Photoshop habidos y por haber sobre el arte. Debatimos extensamente acerca de si cobrar 60 u 80 dólares en total, y teníamos perfectamente claro que todas las ganancias que obtuviésemos las invertiríamos en un libro de tutoriales de Photoshop.
Cuando llegamos a la tienda, el logo ya había sido cambiado. Aún así insistimos varios días en hablar con el manager para presentarle nuestra propuesta. Cuando por fin accedió a vernos- harto de nuestra insistencia – al ver el arte, lo primero que nos dijo es que el nombre estaba mal escrito. Respondimos que eso tenía solución. Al ver que no nos dábamos por vencidos nos preguntó cuál era nuestra tarifa por hora, y fue en ese momento cuando nos quedamos literalmente inmóviles sin saber qué decir. Pasados unos largos segundos, nos dio las gracias y se fue… Lo dicho: errar es descubrir.

¿Cómo os imagináis que será vuestro trabajo en el futuro? ¿Qué herramientas tecnológicas utilizaréis? ¿Quedará un hueco para lo analógico?
La verdad es que no le damos demasiado relevancia a las herramientas. Desde luego que tiene sentido estar al tanto y saber adaptarse a la rápida evolución de nuestro oficio. ¡Imagínate cómo han cambiado las cosas desde el 2000!
Lo que realmente esperamos es que nuestro proceso creativo siga evolucionando. Que los proyectos que hacemos no solo tengan fines comerciales sino que, tal y como en el caso de los Binaposters, tengan un carácter más artístico u orientado hacia la cultura y el entretenimiento. Afortunadamente esto es algo que cada vez conseguimos hacer con más frecuencia.
La idea de hacer proyectos que puedan contribuir a mejorar, concienciar o aportar a un determinado contexto social es algo que nos atrae muchísimo ya que sabemos que tenemos mucho que dar en ese frente.
Y por supuesto que siempre habrá más que hueco para lo analógico; ya que los proyectos están hechos por nosotros, y nosotros no somos digitales. Así mismo, está más que claro que las piezas que realmente trascienden son aquellas que no son producto de modas y/o tendencias efímeras y que no buscan ser parte del “sabor del momento”.
Siempre hemos sido fieles creyentes en que el buen diseño, arte o creatividad en cualquiera de sus formas y aplicaciones, es aquel que realmente busca preguntar, ayudar, denunciar, cuestionar, resolver, descubrir, con pasión real y de manera honesta. Independientemente de las formas y sin querer ganarse un puesto en el club de moda.

Además de Binalogue, ¿Trabajáis en proyectos paralelos?
Pues la verdad es que desde hace años no. Somos 100% binary, 100% analogue, 100% Binalogue.

Save

Save

inspiración, negocios creativos

Participar a la conversación

  • By Ruth Bohorquez - 5:48 PM on julio 11, 2017   Responder

    Excelente entrevista, excelente trabajo. Son únicos. Vivo en EE UU y no veo la riqueza en diseño que Binalogue proyecta. Bien hecho muchachos, adelante!!!

Participar a la conversación