Creative Connection

La Inteligencia Artificial en la esfera creativa

Si alguna vez le has pedido a Alexa que reproduzca una canción o apague las luces, seguramente ya sabrás que un poquito de inteligencia artificial puede cambiar las tareas cotidianas. Este mes, reflexionamos en el modo en que las herramientas de alta tecnología afectan e inspiran a los artistas, y empezamos analizando en mayor profundidad la IA: su estado actual y su evolución previsible.

La IA se vuelve personal

A medida que la IA y el aprendizaje automático ganan en potencia, las empresas compiten por integrarlas en nuestra vida cotidiana. En este momento, los desarrolladores de Amazon y Google están diseñando asistentes digitales con IA que irán más allá de responder a preguntas sencillas y ayudarnos a controlar los dispositivos. También conectarán con nosotros de una forma más “humana”. Para conseguirlo, los desarrolladores recopilan información técnica a partir de sorprendentes fuentes tales como humoristas, novelistas, poetas y animadores, para crear personalidades destinadas a las herramientas de IA.

Y no supone un gran salto pensar que los consumidores quieren conexiones más profundas y personales con sus asistentes digitales. Cuando Daren Gill, directora de gestión de productos de Alexa, habló con New Scientist en diciembre del año pasado, explicó el apego que ya tiene la gente: “Cada día, cientos de miles de personas le dan los buenos días a Alexa.” Por si fuera poco, informó de que medio millón de consumidores han declarado su amor a Alexa y otros 250.000 le han propuesto matrimonio.

La IA se traslada al Estudio de Diseño

Mientras que las empresas desarrollan IA para nuestra vida personal, la tecnología también está dejando su huella en el trabajo. Varios sectores, como la distribución minorista y la fabricación, utilizan la IA y el aprendizaje automático para facilitar los procesos administrativos repetitivos. El objetivo es liberar a los seres humanos para que nos centremos en lo que hacemos mejor que las máquinas: la resolución de problemas creativa.

Así es como la IA está adentrándose también en el mundo creativo: automatiza las tareas tediosas que requieren horas y horas que el diseñador preferiría dedicar a crear. Hemos hablado con artistas que utilizan herramientas de IA en Adobe Stock, incluida la búsqueda visual, que localiza imágenes similares entre sí, y la elección automatizada de palabras clave, una herramienta que genera palabras clave automáticas para imágenes, con el fin de conocer su opinión sobre el encaje de la IA en el proceso creativo.

El diseñador gráfico Jesús Ramírez utilizó la búsqueda visual el año pasado en el marco de su proyecto “Make a Masterpiece”, un desafío de Adobe consistente en recrear una obra de arte famosa utilizando únicamente imágenes de archivo. “Tenía que buscar entre miles de imágenes cosas muy específicas, así que la búsqueda visual aceleró mucho el proceso. Por ejemplo, necesitaba manos en una posición específica, así fotografié mis propias manos en esas posiciones y las usé para la búsqueda. Anteriormente, habría tenido que escribir ‘mano’, pero ¿cómo se describen unas manos haciendo algo concreto? Y, aunque se pudiera, ¿qué probabilidades hay de que el creador haya usado esas mismas palabras clave? Para este tipo de cosas, la IA es fantástica.”

Jesús también cuenta con la elección automatizada de palabras clave: “Ahora que Sensei [la tecnología de IA de Adobe IA] está integrada en la búsqueda dentro de Photoshop, no tengo que etiquetar las fotos. Puedo subir a la nube miles de fotos y encontrar lo que busco con sólo escribir ‘gato’ o ‘edificio’.”

¿Qué grado de creatividad adquirirá la IA?

En cuanto a lo que está por venir, la diseñadora gráfica Tina Touli confía en que de IA avanzará lo suficiente para comunicarse de forma más intuitiva y asumir trabajos que no impliquen mucha creatividad: “Estoy deseando que haya herramientas de IA que entiendan cómo hago pequeñas tareas cuando hable con ellas de igual modo que se hablaría con un humano. Se podrán pedir pequeños cambios visuales, como probar diferentes colores o tipos de letra, sin tener que hacer un solo clic,” afirma Tina.

“Estoy muy entusiasmado con la IA que reconoce el nivel de ruido de una imagen y permite eliminarla o igualarla automáticamente si añado un elemento de otra foto”, añade Jesús. “Todo se remonta a las tareas tediosas: me gustaría que no costasen tanto tiempo.”

Pero, ¿existe un punto en el que es demasiado? ¿Empezará la IA a competir con la creatividad de los artistas? “Cuando se inventó la cámara, la gente creía que ya no harían falta pintores,” dice Jesús. “Con la IA, creo que hay gente que cree que el ordenador hará todo el trabajo, pero al final sólo es una herramienta más. No me da miedo que la IA me quite el sitio; sólo me da miedo la percepción que tendrá la gente.”

Tina está de acuerdo en que los artistas humanos no pueden ser reemplazados por la tecnología: “La pasión que pones en tu trabajo, el placer de crear algo… eso siempre se plasma en las obras. Eso no puede conseguirlo una máquina.”

Más contenidos sobre la tecnología y la vida creativa

Síguenos el resto del mes, ya que hablaremos de artistas que utilizan la tecnología como inspiración creativa y hablaremos con artistas que fotografían máquinas complejas. Y visita nuestra galería de Adobe Stock dedicada a explorar cómo cambia nuestro mundo la tecnología.

Save

Adobe Stock, inspiración

Participar a la conversación