Creative Connection

La identidad fluida: visualización de nuevas identidades

Ya va siendo hora de dejar a un lado las categorías. Ya sabes cuáles: nos preguntan si somos hombres o mujeres, nos limitan a una sola raza o etnia y nos clasifican en función de nuestra edad. A día de hoy, la gente cada vez reflexiona más sobre la dudosa idoneidad, incluso la tiranía, de las categorías.

En su lugar, observamos un cambio hacia la diversidad y hacia identidades autodefinidas y fluidas que tienen en cuenta todo tipo de cuerpos y vidas. Además, algunos profesionales del marketing y artistas visuales ya están plasmando esta evolución.

ID: 146190340 / stock.adobe.com

Elle, lxs, tod@s y el nuevo mundo de los géneros

El género, ese viejo concepto fijado durante tantos años, se ha convertido en uno de los más fluidos. La creciente visibilidad de la comunidad trans en política (el otoño pasado, nueve políticos transgénero fueron elegidos para un cargo público) y la cultura pop se han convertido sin duda en uno de los mayores catalizadores del debate sobre la idoneidad de “masculino” y de “femenino” para definirnos como personas.

Ante esta iniciativa, surgen reacciones de todos los ámbitos. Facebook, por ejemplo, añadió una opción de género personalizable. Varios lingüistas y gramáticos se reunieron para dilucidar cómo hacer que el lenguaje sea más inclusivo, debatiendo sobre qué artículos y pronombres (¿lxs? ¿elle? ¿tod@s?) llenarán los vacíos lingüísticos entre “él” y “ella”, “los” y “las” o “todos” y “todas”.

ID: 171654618 / stock.adobe.com

En el mundo de la moda, algunas marcas como Vetements, Gucci y Zara están desarrollando líneas sin género, no por la repercusión social, sino porque tienen sentido en un mundo más fluido. En Vogue, Suzy Menkes explica que la moda sin género podría ser la vanguardia de una revolución de género: “Tal vez cuando la neutralidad de género se convierta en una realidad para todo el mundo, desaparezca esa división entre hombres y mujeres, al menos en la moda.”

Y tal vez algún día consigamos acabar completamente con todas las categorías. Como declaró al New York Times Julie Mencher, psicoterapeuta que dirige talleres escolares sobre temas transgénero: “Creo que todos, y especialmente los jóvenes, vemos cada vez más el género no como algo dado, sino como una elección; no como una distinción entre masculino y femenino, sino como una identidad amplia y continua, independientemente de lo que tengamos ‘ahí abajo’. Muchos afirman que el género ni siquiera existe.”

Abrir las categorías

Estos debates sobre la fluidez del género también tienen que ver con la autenticidad: encontrar el lugar, el lenguaje y el estilo que encajen con nuestras experiencias vividas y nuestros cuerpos reales. Así que no es de extrañar que incluso las personas que se sienten bien siendo un “hombre” o una “mujer”, estén cambiando sus concepciones identitarias.

Para algunas mujeres, reinterpretar el género significa cuestionar las normas de belleza. Tomemos por ejemplo #nomakeup, un movimiento de selfies sin maquillaje que incluye imágenes de Beyoncé, Gwyneth Paltrow y Salma Hayek. Alicia Keys ha dejado de usar maquillaje en público. Al dejar de lado los cosméticos, las mujeres están resaltando las diferencias existentes entre su belleza real y la del mundo superficial y retocado de las revistas de moda y de las redes sociales.

ID: 183079081 / stock.adobe.com

También están cambiando las tendencias relacionadas con el cabello y la moda. Por ejemplo, la nueva moda del pelo rapado. “Las mujeres se están arriesgando cada vez más, alejándose de ese estilo largo y bohemio que tanto tiempo estuvo en boga”, dijo al New York Times Andrea Donoghue, propietaria de un salón de belleza de East Village New York Times. “No les asusta no estar guapas.”

Algunos profesionales del marketing están reaccionando con más imágenes inclusivas de belleza femenina en sus campañas. Por ejemplo, en los catálogos de Athleta podemos observar gran variedad de tipos de cuerpo, tonos de piel y edades. La directora de marketing de la empresa, Andrea Mallard, declaró lo siguiente a Racked: “En realidad, lo único que hay que hacer es rendir homenaje a las mujeres auténticas y esto conlleva el poder de no hacer que parezca un gran acto político. Porque la mujer tiene derecho a ser considerada guapa, interesante y poderosa aunque tenga más de 40 años.”

ID: 159035522 / stock.adobe.com

Los hombres también se están implicando. Muchos están adoptando el movimiento body-positive y hablando sobre la presión que sufren por tener un determinado tipo de cuerpo y sobre la inseguridad que sienten si no lo tienen. Algunas marcas como booHooMan apuestan por la moda masculina en tallas grandes.

Además, si las mujeres conciben la vida sin cosméticos, algunos hombres evolucionan en dirección contraria. El mercado de cosméticos masculinos está creciendo debido a la demanda de productos que en su tiempo fueron tabú. Algunas empresas como MR PORTER ya están satisfaciendo las necesidades del creciente mercado y, de acuerdo con el director de L’Oreal para Reino Unido, es posible que, en los cinco próximos años veamos secciones de cosméticos masculinos en los grandes almacenes.

La evolución de las identidades fluidas en la fotografía de archivo

En el mundo visual, los antiguos estereotipos han omitido a muchas personas, especialmente aquellas cuyos tonos de piel, formas corporales, género o capacidades no se engloban en las categorías imperantes. Por eso es el momento de elevar el nivel de la fotografía de archivo.

Esto es lo que nos dijo sobre el futuro inmediato de la fotografía de archivo la fotógrafa Sophie Klafter, cuyo trabajo se centra muy a menudo en personas con discapacidad: “Creo que queda un largo camino por recorrer para conseguir que las imágenes sean más inclusivas con toda clase de personas, y de formas en las que no siempre pensamos. Por ejemplo, se empieza a representar a modelos de tallas grandes y con diversos tonos de piel están, pero las personas con diferencias físicas y discapacidades rara vez se incluyen en imágenes, a pesar de suponer aproximadamente el 20% de la población de los Estados Unidos.”

Fuente de la imagen: http://sophieklafter.com/

Uno de los mayores desafíos en la fotografía de stock es capturar la diversidad de la experiencia humana en un disparo único, estático. “Para conseguirlo”, Sophie aconseja, “tiene que ser algo auténtico, nunca recolocado y artificial y no sólo quiere decir que tenga que haber una ratio perfecta entre minorías y mayorías en un encuadre. Las imágenes más exitosas son genuinas y reflejan lo más fielmente posible el día a día de una gran variedad de personas.”

Fuente de la imagen: http://sophieklafter.com/

Descubre más fotografías de archivo enmarcadas en el amplio y fluido concepto de las identidades en Adobe Stock.

https://stock.adobe.com/es/

 

Adobe Stock

Join the discussion