Generar Ingresos con nuestras fotografías

Autor: Marcelo Monzón

Cualquier fotógrafo que se precie sueña, no solo, con ser reconocido por su técnica y estilo, sino también vender sus imágenes y vivir únicamente de los ingresos generados por ser fotógrafo.
Parece una utopía pero si bien no nos vamos a volver millonarios (quien sabe?), el sueño de que nuestras imágenes comiencen a dar su lucro está mas cerca de lo que se cree.

 

¿Qué tienen en común las tapas de libros, discos o avisos publicitarios? Que en general utilizan imágenes.
Y si bien en algunos casos, principalmente en el mercado publicitario, las imágenes son producidas especialmente para lo que se quiere comercializar, generalmente se recurre a un banco de imágenes como Adobe Stock.
Obviamente que esto no es un recurso moderno de la era digital, ya que desde que yo comencé a trabajar en el mercado publicitario, hace cuarenta años, ya se utilizaban los bancos de imágenes.
Entonces: ¿Cuál es la novedad?
Básicamente que hasta no hace mucho la venta a los banco de imágenes era casi exclusivamente para fotógrafos profesionales.
Con el advenimiento de las nuevas tecnologías, y el avance a pasos agigantados de las imágenes digitales, esto fue abriendo camino a nuevos rumbos y surgieron muchísimos nuevos fotógrafos y creativos. Si, creativos, ya que, por ejemplo, en el caso de Adobe Stock no solamente se pueden vender fotos, sino que también se pueden comercializar ilustraciones, plantillas, videos, y un montón de opciones más. Solo depende de nuestra creatividad.

Pero volviendo a la venta fotográfica, la misma ha crecido gigantescamente gracias a la venta por internet. ¿Qué tiene en particular este tipo de venta? Básicamente se puede decir que una vez que armemos nuestro catálogo, solo restará esperar a que una enorme cantidad de personas, empresas y agencias que visitan a diario los diferentes catálogos de Adobe Stock, se interesen por nuestras fotografías y quieran comprarlas.
En la actualidad, es muy común que un fotógrafo que da sus primeros pininos en la fotografía, si realmente es creativo y sus imágenes son de gran impacto visual, pueda vender una de sus imágenes a una renombrada empresa para sus folletos, su página web, medios de prensa, blogs, portales de Internet o, porque no, para ser utilizada en alguna campaña publicitaria.

Recordemos que actualmente, gracias al crecimiento de las redes sociales, se ha incrementado la demanda de fotografías, ya que las imágenes se convirtieron en un material necesario para los Community Managers. Comercializar nuestras fotografías en Adobe Stock es la vitrina perfecta para colocar nuestras imágenes a la vista de los posibles compradores.
Claro está, como mencioné anteriormente, que no debemos esperar hacernos millonarios de la noche a la mañana, pero si contar con un ingreso extra que, dependiendo de nuestra constancia y producción, perfectamente pude pasar a ser una fuente de ingreso principal.
Tenemos que tener presente que el secreto radica en vender muchísimas fotografías a un precio accesible, y obviamente a muchos clientes y agencias, en lugar de querer vender pocas imágenes a un precio elevado.
Al final de cuenta es más accesible vender 500 fotos a un dólar cada una, que una foto a 500 dólares.
Pero más allá de los beneficios monetarios que podremos obtener vendiendo una gran cantidad de nuestros trabajos, a medida que nuestras fotos vayan teniendo éxito, podremos ganar “fama” como fotógrafos logrando, foto a foto, venta a venta, que mas empresas y agencias quieran adquirir nuestras imágenes.

¿Qué debemos considerar antes de querer vender nuestras fotografías?

Lo primero que debemos tener en claro es que el éxito de la venta de nuestras fotos no depende únicamente de nuestra creatividad,  o de la calidad de la misma, ya que no basta únicamente tener una buena fotografía para que alguien quiera comprarla. Tenemos que tener bien presente que además de ser original nuestra fotografía debe ser funcional a los Directores Creativos, Community Managers, o a lo que las empresas y agencias demandan.
¿Cómo se traduce esto? Creando fotografías ilustrativas que transmitan un mensaje aunque el mismo sea “neutro”, por ejemplo chicos jugando en una plaza, y no retratos por más hermosos que sean los ojos de la modelo.

Entonces, ¿Qué tipo de imágenes debemos generar?
Lo primero que debemos hacer es realizar una investigación profunda averiguando que tipos de fotografías son las que más se venden.
Esto lo podemos lograr investigando cuales son las palabras claves más buscadas.
De manera general los contenidos más buscados englobaran profesionales,  personas trabajando o en acción, niños, bebés, escenas de negocios, actividades o elementos relacionados a la música o comida.
Aquí me gustaría explicar que, más allá del tipo de producción que hayamos realizado, si bien generalmente pensamos en una imagen, a lo sumo dos, para agregar a nuestro portfolio, en el caso de la venta en Adobe Stock, es importante subir algunas imágenes más, obviamente cumpliendo con los mismos requisitos que habíamos utilizado para seleccionar esa imagen para nuestro portfolio.
De esta forma le estamos brindando a nuestro potencial cliente la posibilidad de diferentes variables para su proyecto. Mucho mejor que si solo publicamos una única imagen que si bien es la ideal, por determinadas características  no sirve para el proyecto general que se está buscando.
Volviendo a la importancia de saber cuáles son las imágenes más vendidas, al momento de comercializar nuestras imágenes, también debemos tener en cuenta que existen épocas del año que se venden más imágenes que otras y de determinado contenido.
¿Qué significa esto? Que debemos tener presente que si subimos imágenes sobre pascuas en la época navideña es probable que no obtengamos buenas ventas. Por esto es una buena estrategia crear un calendario de subida de nuestras fotos, tomando en consideración que tipo de imágenes se venden en determinada época del año, previendo, con un tiempo determinado, las imágenes que vamos a subir para potenciar su presencia en los resultados de búsquedas durante el tiempo en que se vendan.

Algo así es como “funcionan” los fotógrafos de moda: en otoño ya están realizando las imágenes de invierno, en invierno las de primavera y así sucesivamente.
Por eso, como ejemplo, si queremos tener una buena venta de fotos en la época navideña debemos programar y producir nuestras fotos un par de meses antes de noviembre, mes en el que deberíamos comenzar a subir nuestras imágenes logrando que las mismas sean “frescas” y ocupen las mejores posiciones en los resultados de una búsqueda.
Recordemos las imágenes más actuales tendrán mejores oportunidades que las que ya llevan más tiempo.

También es muy importante recordar que una vez subida la fotografía a nuestro portfolio, esa imagen puede venderse infinitas veces generando un ingreso pasivo. O sea: imágenes que generan dinero repetidas veces de forma totalmente pasiva sin necesidad de dedicarle ni un minuto más a su venta luego de haberla subido.
Existen varios trucos y detalles que tenemos que considerar al momento de subir nuestras fotos a nuestro catálogo, pero eso lo iremos viendo en los próximos tutoriales donde veremos cómo convertirnos en colaboradores de Adobe Stock.
Y recordemos que la comercialización de fotos es un proceso lento, y lo que más cuesta es lograr las primeras ventas, pero una vez realizadas, todo es más emocionante y que la paciencia, finalmente dará sus frutos.

Nos leemos en un próximo tutorial.

Vende tus fotografías y vídeos en el banco de contenidos Adobe Stock

Los comentarios están cerrados.