Los beneficios de ser un colaborador de Adobe Stock

Adobe Stock Colaborador

Autor: Marcelo Monzón

Cuando comenzamos a sacar nuestras fotos, soñamos con exposiciones y premios millonarios a nivel mundial. Sin embargo la realidad a veces nos cachetea y nos frustramos porque esos logros son casi inalcanzables para la gran mayoría.
Sin embargo podemos llegar a saborear tener nuestros trabajos expuestos a nivel internacional, y además percibir buenas ganancias económicas, obviamente no millonarias pero muy buenas al fin y al cabo, formando parte de una gran familia de fotógrafos internacionales.

Cuando agarramos por primera vez nuestra cámara, los sueños de ser un fotógrafo artístico es lo primero que se nos viene a la mente. Dentro de este rubro podemos irnos para el lado del paisajismo o de los retratos. Pero siempre al comienzo lo vemos como una cuestión artística.
Con el tiempo comprendemos que el arte es subjetivo y relativo y comenzamos a ser más pragmáticos queriendo que nuestras imágenes representen, aunque sea un poco, una ganancia económica. Pero, ¿Cómo comercializar mis imágenes? ¿Cómo darme a conocer?

Ahí es donde entra Adobe Stock, valioso banco de recursos de muy alta calidad, listos para ser integrados a diferentes flujos de trabajo, de principio a fin.

¿Y cómo nos beneficia eso?

Básicamente porque al formar parte de Adobe Stock cualquiera de nuestras fotos de paisajes, por ejemplo la que sacamos en nuestro último viaje a New York, puede ser utilizada por un Community Manager en Berlín, en una nota sobre la evolución de la bolsa en Wall Street. O bien la foto que le sacamos a nuestra hermana jugando con su hijo, puede ser descargada por una agencia publicitaria en Paris. ¿Quién sabe si ese retrato que salió “movido” no puede ser utilizado por un creativo en Madrid?

¿Suena algo imposible, no? Sin embargo, hoy por hoy no solo es una realidad, sino que además es muy fácil conseguir que nuestros contenidos lleguen a cualquier parte del mundo, generando ingresos a través de Adobe Stock.

¿Y cómo hago?

Primero lo primero.
Si bien no se puede colocar el carruaje delante de los caballos, en este caso el orden de los factores no altera el producto.
En otras palabras.
No necesitamos tener unas cien fotos para odes darnos de alta en Adobe Stock.
Ni siquiera necesitamos tener una. Obviamente que lo idea es hacer las cosas en paralelo, pero más allá de si tenemos o no las fotos que deseamos comercializar, lo primero que debemos hacer es darnos de alta como Colaborador, un paso realmente tan sencillo como hacer click en el botón “Vender”.

Si  ya estamos logueados, este botón nos llevará a la interfaz de Colaborador donde podemos administrar nuestro portafolio, así como los archivos que vamos subiendo.
Además desde este panel podemos controlar todas nuestras ventas y, por supuesto, nuestro perfil de Colaborador.

Caso no lo hayamos hecho, se nos pedirá que lo hagamos usando nuestro Adobe ID (el mismo que usamos con nuestro Adobe Creative Cloud), lo cual no es nada más que una cuenta de email y un password.

 

La legalidad ante todo

Como todo en esta vida, a veces tenemos que ingresar más datos. No para ingresar sino para la parte comercial. Al final de cuentas estamos vendiendo algo y se nos pagará por algo, así que los datos administrativos tienen que ser ingresados para que toda la parte comercial sea completamente transparente.

Si bien este proceso no están complicado, requiere de un par de días para ser procesado ya que debemos enviar nuestra identificación oficial de tu país, en el caso de Argentina es el DNI, donde se pueda corroborar nuestro nombre completo, país de procedencia y que somos mayor de edad. Además también necesitamos informar nuestros datos fiscales, que incluyen el formulario de declaración de impuestos, básicamente para saber si se paga o no impuestos para Estados Unidos.

En mi caso en particular, que soy realmente un desastre con la parte burocrática, pensé que no iba a ser fácil y si bien es un poquito tedioso, subir una digitalización de nuestra identificación, elegir el formulario y rellenarlo… pasando este punto, ya podemos comenzar a vender nuestras fotos. Así de fácil.

Una vez registrados, ya podemos comenzar a cargar nuestras fotos.
Digo fotos porque es lo más accesible para la persona común, pero si, como en mi caso, se es dibujante, ilustrador o diseñador gráfico, también podremos comercializar ilustraciones,  vectores y videos. También templates y elementos 3D en distintos formatos.

A subir, y subir, y subir

Desde cualquier parte de Adobe Stock, tendremos acceso al botón de “Cargar”. Este nos permitirá cargar nuestras imágenes, lo que podremos hacer arrastrando y soltando las mismas directamente sobre la página.

Recordemos que cuantas más imágenes carguemos,  mas chances tendremos de que se visualicen y de rankear mucho mejor dentro de la plataforma.
Les sugiero que le den una leída al texto Generar Ingresos con nuestras fotografías 

Y ya que hablamos de ingresos, la pregunta del millón es: ¿Cómo es que se gana dinero con Adobe Stock?

Es realmente muy sencillo. Cada vez que un usuario licencie alguna de nuestras imágenes, se nos acreditará el 33% del licenciamiento.
¡Calma! ¡Calma! No salgan corriendo a comprarse un yate.

Si bien en porcentaje es un número más que interesante, tenemos que tener presente que el listado de licencias, para aquellas imágenes Standard, arranca en U$D 3.-.

Si hablamos de video la cosa se pone mucho más interesante ya que el porcentaje es del 35%. Ok… realmente 2% no es como para decir que se pone más interesante… sin embargo el valor base de un video es de U$D 79.99. Ahhhhh, ¿ahora sí, no?
Pero, ¿podemos ganar buen dinero con nuestras fotos? Claro que sí.

Lo principal es conseguir que nuestras imágenes se vayan posicionando en la plataforma. Cuanto más contenido, más chances de ventas. Eso sin mencionar que si conseguimos entrar en las colecciones Premium, cuyo tabulador posee precios sobre los cientos de dólares, ahí la diferencia en nuestros pagos se hará notar.
En el siguiente link podrán analizar los rankings y valores que podrán percibir.

Por eso les sugiero que no pierdan la oportunidad para hacer de Adobe Stock una forma de ingresos, principalmente si consideramos que los mismos surgen de nuestra creación de contenido creativo.

Dale, ¡¡anímense!! Quiero ver prontamente sus imágenes subidas a  Adobe Stock.
Nos leemos en un próximo tutorial.

 

 


Adobe Stock Colaborador

Posted on 10-03-2018